20160620

Haremos el Amor






Cuánto anhelo tu humedad 


penetrando en la mía


Cuánto ansío tu voz


que retumba en mi cuerpo


estremeciendo hasta mi aliento.



La profundidad de mi deseo


no tiene fin cuando busco


cuando siento el son de tu latir.



La profundidad de mi deseo


no tiene fin...


Me doy cuenta cuando escucho 


tu descarga en un gemir...!



Hoy anhelo recomenzar esa


montaña  que me sube que me baja


que me traslada hasta el fin


un fin que no conozco.



Es esa profundidad de mi deseo 


que no deja de existir


que no deja de extasiarme.



Es esa profundidad intensa


cuyo volcán deja penetrar


tu lava ardiente... 



Socavando mi flama lujuriosa.




20160618

Delirios




Cuánto anhelo tu humedad 

penetrando en la mía

Cuánto ansío tu voz

que retumba en mi cuerpo

estremeciendo hasta mi aliento.


La profundidad de mi deseo

no tiene fin cuando busco

cuando siento el son de tu latir.


La profundidad de mi deseo

no tiene fin...

Me doy cuenta cuando escucho 

tu descarga en un gemir...!


Hoy anhelo recomenzar esa

montaña  que me sube que me baja

que me traslada hasta el fin

un fin que no conozco.


Es esa profundidad de mi deseo 

que no deja de existir

que no deja de extasiarme.


Es esa profundidad intensa

cuyo volcán deja penetrar

tu lava ardiente... 


Socavando mi flama lujuriosa.




20160423

Sin Truegas



Hoy voy a marcar la línea de tu piel 
forjada en bronce con la envergadura 
de mis manos tibias serenas de sol
de extremo a extremo el mapa de tu 
cuerpo con el perfume de mi aliento 
locamente arrebatado.

Quiero recorrer sin tregua el infinito 
De tu hechura adueñarme sin piedad 
de tu sueño y tu lujuria penetrar tu piel 
deslizándome implacable por tu ser
Dejar la huella de mis manos que 
destrozan tu silencio.

No habrá descanso no habrá sosiego 
en cada aliento en cada beso
entre las sabanas del día 
y las alas de la tarde 
serás mío absolutamente mío 
e implacablemente mío.

Quiero vivir el orgasmo penetrante 
de tu cuerpo con la guerra desmedida 
del volcán de tu placer fundirme lentamente 
en el metal de tu virilidad perfecta 
alimentarme de forma salvaje
de la ambrosía enajenante de tus besos.

Ya no hay nada que detenga mi delirio loco 
sólo hay fuego gemidos y locura a braza 
lenta tan lenta como el calor del sol 
del día que nos custodia.